TOP

Recomendaciones para prevenir la anemia infantil

Se puede prevenir la anemia infantil a través de la alimentación saludable. Los médicos recomiendan incorporar suplementos de hierro durante el embarazo, para evitar nacimientos de bebés con bajo peso y partos prematuros.

 

En los primeros mil días, la alimentación es un pilar fundamental para garantizar el bienestar de la madre y del bebé. La salud de ambos puede ser favorecida o perjudicada dependiendo el  estado nutricional que posean.

Estudios han demostrado que en la actualidad el 35 % de los niños sufren anemia en sus primeros mil días. La anemia es una enfermedad que reduce la capacidad de transportar oxígeno en la sangre y es causada, principalmente, por la carencia de hierro, aunque también puede asociarse a carencias de otros nutrientes o padecimiento de otras enfermedades.

Se puede prevenir la anemia infantil a través de la alimentación saludable y esto implica, en una primera instancia, garantizar la incorporación de hierro, ácido fólico y vitamina B12 en la dieta de la madre durante el embarazo y la lactancia; y, luego, desde los seis meses hasta los dos años del niño, incorporar una alimentación complementaria rica en nutrientes, sin interrumpir la lactancia materna. Se deben incluir en la dieta del bebé alimentos fuentes de hierro como las carnes rojas, verduras de hojas verdes y legumbres, entre otros.

Además, los médicos recomiendan incorporar suplementos de hierro durante el embarazo, para evitar nacimientos de bebés con bajo peso y partos prematuros.

El rápido diagnóstico de anemia infantil puede evitar complicaciones y enfermedades que se presenten a corto y largo plazo en la vida del bebé.  Si un niño presenta decaimiento, cansancio, pérdida de peso o retraso en el crecimiento, debe hacerse una consulta con un médico para que indique estudios y tratamientos en caso de que corresponda. Consultá con tu médico o nutricionista ante cualquier duda.

La anemia puede poner en riesgo el desarrollo de la memoria y  provocar un déficit atencional del bebé. Afortunadamente, puede prevenirse y subsanarse con una alimentación equilibrada y completa.

Es posible proteger la salud presente y futura del bebé sosteniendo hábitos alimentarios saludables.

Escriba un comentario