402

Primeros 1000 días: Momento de programar un estilo de alimentación saludable en nuestros hijos.

Suele ocurrir que la dieta de los niños pierde calidad progresivamente a partir de los 6 meses de vida y, fundamentalmente, luego del año, cuando el niño es incorporado a la mesa familiar. Los malos hábitos alimentarios pueden generar consecuencias para su salud, y aumentar la posibilidad de padecer obesidad infantil. Es recomendable evitar durante la primera infancia la ingesta de alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar, grasas y sodio, ya que la exposición a los alimentos en esta etapa, cumple un rol trascendente en la conformación de hábitos para toda la vida.

Sobrepeso y obesidad infantil

Podemos definir el sobrepeso y la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud. Los niños con sobrepeso tienden a continuar con esta condición en la edad adulta, y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas, enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Lo importante para la salud de tu hijo, es que sepas que el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades conexas son en gran medida prevenibles.

Causas y tendencias globales

Se trata de uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI, que progresivamente afecta a muchos niños en muchos países. Es atribuida a:

  • El cambio dietético mundial hacia un aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos con abundantes grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales y otros micronutrientes saludables.
  • La tendencia a la disminución de la actividad física debido al aumento de la naturaleza sedentaria de muchas actividades recreativas, el cambio de los modos de transporte y la creciente urbanización.La tendencia a la disminución de la actividad física debido al aumento de la naturaleza sedentaria de muchas actividades recreativas, el cambio de los modos de transporte y la creciente urbanización.

Un buen comienzo: Cómo planificar una nutrición saludable en tu hogar

Los primeros 1000 días de vida, representan una ventana de oportunidad para promover la salud futura de tu hijo. Es el momento de inculcarle buenos hábitos en todos los aspectos, y sobre todas las cosas, saber que la mejor forma de enseñarles, es con el ejemplo de sus padres y hermanos.

En lactantes y niños pequeños, se recomienda:

  • Lactancia materna exclusiva.
  • No añadir azúcares y almidones a la fórmula infantil .
  • Aceptar la capacidad del niño para regular su propia ingesta de calorías, no obligarlo a vaciar el plato.
  • Garantizar la ingesta de micronutrientes necesaria para fomentar un crecimiento lineal óptimo.

A la hora de pensar en la alimentación familiar, procurá:

  • Aumentar el consumo de frutas y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos.
  • Reducir la ingesta total de grasas y sustituir las saturadas por las insaturadas.
  • Reducir la ingesta de azúcares.
  • Mantener la actividad física: diaria y adecuada para la fase de desarrollo en la que se encuentra tu hijo.

Además, es clave promover hábitos higiénicos, alimentarios y de comportamientos adecuados, así como los aspectos sociales y de convivencia de las comidas. Fomentar la identificación, el descubrimiento y la aceptación progresiva de los distintos alimentos y platos, educando a tu hijo en el placer de comer saludable y con moderación.

Fuentes:

  • El libro de los primeros 1000 días, escribiendo juntos el futuro de tu hijo.
  • Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir el sobrepeso y la obesidad infantil en http://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/es/