329

Cuidado Digestivo

Los problemas gastrointestinales son síntomas muy frecuentes en los lactantes. Esto trae preocupación y nerviosismo a los padres que toman conductas inapropiadas. Es importante que el profesional informe y contenga a los padres. La lactancia materna es la mejor opción para el tratamiento.

Los lactantes frecuentemente presentan, durante el primer año de vida, síntomas gastrointestinales por trastornos funcionales, tales como regurgitación, vómitos, constipación, cólicos y llanto.
El llanto y el cólico tienen mucho en común. El llanto prolongado produce cólicos, y éstos al producir dolor, causan llanto. El llanto es más frecuente en la última parte del día, tarde- noche. Éste puede interpretarse como dolor o malestar de origen digestivo, y la preocupación por esto genera conductas inapropiadas, como sobrealimentación, interrupción de la lactancia, múltiples cambios de fórmulas, innumerables consultas y medicaciones innecesarias.
La Leche Materna constituye la mejor opción en el manejo de niños con cólicos.
La regurgitación es el retorno involuntario de secreciones o alimentos ingeridos, dentro o fuera de la boca, que se presenta en niños de 3 semanas a 12 meses de edad aproximadamente.
El reflujo gastroesofágico (RGE) fisiológico tiene entonces su edad de máxima expresión entre el 1º-4º mes de edad y se resuelve espontáneamente entre los 12-18 meses de edad.
La leche materna es la mejor alimentación en el manejo de niños con regurgitaciones. Tiene un efecto protector sobre la regurgitación al mejorar el vaciamiento gástrico.
A partir de los 6 meses de edad es recomendable que la alimentación complementaria tenga menor contenido de grasas para disminuir la posibilidad de RGE al acelerar el vaciamiento gástrico y disminuir la secreción de ácido.
El estreñimiento o constipación es un problema frecuente en la edad pediátrica. Su prevalencia estimada varía entre el 0,3% y el 8% de la población infantil. Es además un motivo de consulta frecuente. Las causas pueden ser de origen dietético (sólo el 1,1 % de los niños amamantados presentan constipación), en niños mayores de 6 meses se relaciona con baja ingesta de vegetales. La leche materna, es la mejor alimentación en el manejo de niños con constipación. Debe asegurarse que el aporte sea el adecuado, que se acompañe con buen aumento de peso.
En lactantes mayores de 6 meses, se debe asegurar la ingesta de fibra –los jugos de fruta (pera, manzana y ciruela) contienen sorbitol con poder laxante–, vegetales, cereales integrales y legumbres.